Konica MinoltaKonica Minolta

Seis Formas en que un Proceso Estandarizado Mejora las Operaciones de Fábrica

Seis Formas en que un Proceso Estandarizado Mejora las Operaciones de Fábrica

Un proceso de color ayuda a los fabricantes a establecer y cumplir con los estándares de control de calidad de color en forma más eficiente. Al estandarizar el proceso internamente y a través de la cadena de abastecimiento, el color puede ser comunicado y coordinado sin inconvenientes de una etapa a otra. Esto asegura que se obtenga el color deseado - o que los consumidores quieren - para el producto final además de brindar una serie de beneficios adicionales. A continuación se enumeran seis formas en que estandarizar el proceso de color puede mejorar su trabajo y las operaciones de la compañía.

1. Reducir los Costos de la Compañía

La apariencia de un producto es fundamental para la satisfacción del cliente. Si no hay consistencia en el color o éste no cumple con el estándar, la cantidad de desperdicio, trabajo adicional y tiempo para solucionar el problema aumenta notoriamente. Esto compromete la satisfacción del cliente y aumenta los costos.

Un proceso estandarizado de color ayuda a los fabricantes a establecer y cumplir con los estándares de calidad de color a través de un proceso armonioso, efectivo y disminuye el trabajo adicional, los rechazos y aumenta la eficiencia. Con menores errores y desperdicios, se reducirán los costos y aumentarán las ganancias.

2. Mejorar la Comunicación Internamente y a través de la Cadena de Abastecimiento

El color está relacionado con la percepción e interpretación subjetiva. Dos personas mirando el mismo objeto pueden expresar el mismo color en forma diferente lo que puede generar confusión y mala interpretación internamente o a través de la cadena de abastecimiento.

Los instrumentos de medición de color, como colorímetros y espectrofotómetros, cuantifican el color y apariencia de un objeto para evaluar los atributos del color e identificar inconsistencias. Adicionalmente, programas de software, como Colibri, permite a los usuarios grabar, analizar y acceder a los datos de medición de color en cualquier momento y lugar. Desde el diseño hasta el producto final, este método estandarizado permite la comunicación y coordinación sin inconvenientes dado que los valores de color y los datos pueden compartirse y expresarse fácilmente a otros.

3. Reducir el doble trabajo y la cantidad de rechazos

El proceso de color requiere que se establezcan evaluaciones y mediciones precisas usando instrumentos durante el proceso de elaboración y producción. Además de ser capaces de expresar el color en términos numéricos para la comunicación fluida, permite a los usuarios evaluar efectivamente el color de una muestra con su estándar y detectar inconsistencias inmediatamente. Acciones correctivas se pueden tomar entonces inmediatamente para el proceso de control. Identificar el problema por adelantado permitirá prevenir el trabajo doble y los rechazos en el futuro.

4. Minimizar el tiempo de espera

Con anterioridad a la producción, los usuarios pueden medir el color estándar y cargarlo al software para que evalúe y formulé cómo igualar ese color. Esto minimiza el tiempo de prueba y rechazos, como también el tiempo de espera. Luego que una muestra de color es creada, el control de calidad puede comparar sus valores de color contra los valores de color del estándar. Esto reduce el tiempo de espera debido a que las inconsistencias, si las hay, se determinan inmediatamente permitiendo que se tome acción para solucionar el problema. Al obtener el color correcto con la primera prueba o con mínimos ensayos de prueba y rechazo, el producto puede ser enviado al usuario o consumidor en forma más rápida.

5. Mejorar la Eficiencia Operacional

La mejora en la eficiencia es el resultado de todos los puntos anteriores mencionados. Implementar un proceso estandarizado de color ayuda a los fabricantes a formular, evaluar y controlar el color para cumplir con los estándares y mantener consistencia. Esto no sólo reduce las pérdidas y el tiempo de espera sino que ayuda a optimizar energía, tiempo y dinero para la máxima eficiencia.

6. Establecer y Cumplir con la Calidad de Color de los Estándares más Eficientemente

El objetivo final al implementar un proceso de color es obtener el color deseado - o que los consumidores quieren- en el producto final a través de un proceso eficiente y armonioso. Mientras que esto depende en qué área se encuentre dentro del proceso de producción, saber comunicar y definir el color a otros en forma precisa, saber formular o igualar el color de la muestra con su estándar y saber medir y evaluar adecuadamente las muestras usando instrumentos y software de alta precisión asegurará que el producto final cumpla con el color estándar definido.

¿Le gusta este artículo? Haga clic aquí para recibir nuestro boletín mensual de Tendencias y Tecnología de Color para permanecer actualizado sobre los elementos de color, mejores prácticas para controlar y evaluar el color de los objetos, seminarios educacionales, y tecnología avanzada para ambientes de investigación y producción.

Konica Minolta Sensing Americas, líder tecnológico en soluciones de medición de color y luz, ayuda a las organizaciones a formular, evaluar y controlar el color para alcanzar la calidad de producto y objetivos organizacionales en forma más eficiente.

Manténgase Informado de las Novedades Subscríbase a Nuestro Boletín

Blogs de Mediciones de Color


Blogs de Mediciones de Iluminación y Pantalla

Enlaces Rápidos