Konica MinoltaKonica Minolta

Cincuenta sombras de Negro

Cincuenta sombras de Negro

Es muy notable, y no sabido por muchos, que la persona promedio puede percibir millones de colores. Estos colores pueden variar de claro a oscuro y de mate a brillante, capturando una extraordinaria variedad de tonalidades que ve el ojo humano. Aunque hemos profundizado en nuestra imaginación para crear nombres de muchos de estos colores, - carmesí, miel, melón, mora - hay muchos más que aún están sin su propia descripción o nombre de color. Muchos de estos colores son conocidos y desconocidos, sin embargo, a menudo se confunden con otros colores, como se puede ver en nuestra percepción errónea frecuente de los "colores" negros.

Técnicamente, el verdadero negro no es un color. Se considera la ausencia de color y está desprovista de tono. Esto se debe a que cuando la luz golpea un objeto negro, el objeto absorbe todas las longitudes de onda de la luz. Nuestra percepción del color depende de la longitud de onda y la cantidad de luz enviada a nuestros ojos, y si no hay luz, o la luz es mínima, se refleja entonces fuera del objeto y no hay luz percibida (oscuridad). Los conos en la retina del ojo humano juegan un papel integral en esto debido a su sensibilidad al color. A cada momento que estamos despiertos y con los ojos abiertos, estos conos están enviando mensajes a nuestro cerebro para traducir el color que vemos frente a nosotros. Si no hay suficiente luz reflejada de un objeto, los conos de la retina no se verán estimulados a enviar ningún mensaje.

Son muy pocos los objetos que nos encontramos en nuestra vida diaria que realmente sean negros. Un objeto que percibimos como negro es a menudo un tono negro mezclado con un tono de color (por ejemplo, rojo oscuro o púrpura). El "efecto contrario" puede tener mucho que ver con la percepción errónea de color. Cuando un objeto de color oscuro se coloca en un fondo muy claro, parece más oscuro de lo que realmente es. Por ejemplo, el tono púrpura profundo de una ciruela colocada sobre un mostrador blanco iluminado por la luz del día, es probable que parezca negro. También influyen en nuestra percepción del color la fuente de iluminación y el ángulo en el que estamos viendo el mismo, ya que afectan directamente en que tan brilloso puede parecer al ojo humano un objeto. En otras ocasiones, es simplemente la tonalidad sombría de un objeto que es demasiado oscura para el ojo humano distinguir visualmente de un negro.

Para determinar objetivamente el color de un objeto, se requiere un espectrofotómetro. Estos instrumentos de medición del color cuantifican con precisión el color en términos numéricos y son inmunes a la subjetividad de la percepción visual del color. La exactitud y la precisión asociada con un espectrofotómetro de alta calidad permitirá detectar incluso la más mínima diferencia en la superficie, en cuanto a color y claridad. La medición de un objeto negro con uno de estos instrumentos a menudo revelará una cierta cantidad de rojo, amarillo, o en el caso de la ciruela, tonalidad púrpura en el objeto o producto.

Las mediciones precisas de color son fundamentales para Investigación y Desarrollo, fabricación y procesos de producción. El color tiene impacto en la consistencia y la apariencia de un producto, así como también en los errores de percepción visual que puede causar, haciéndolo que sea un elemento enfocado en eso. La próxima vez que usted mire un objeto "negro", sabrá que es posible que haya un poco de carmín, mora, o algún tono de color sin nombre, de ahí que puede ser confundido con el color "negro" que sus ojos perciben.

Manténgase Informado de las Novedades Subscríbase a Nuestro Boletín

Blogs de Mediciones de Color


Blogs de Mediciones de Iluminación y Pantalla

Enlaces Rápidos